lunes, junio 04, 2007

¡A vencer las sombras!

La Plaza Bolívar de mi amada ciudad capital: un lugar público y emblemático, en otrora escenario de retretas y fiestas, en mi infancia un lugar para jugar. Hermoso emblema de la historia venezolana y latinoamericana, escenario de debates y disputas, tierra fértil para la siembra del futuro, actor y espectador de nuestra independencia y de la lucha por la democracia. Democracia que con fuerza intentamos aferrar, pero que parece escaparse por entre los dedos.

Hoy el oficialismo me expulsó de la insigne Plaza Bolívar de Caracas. ¿El motivo? Si a profundo vamos, podría atribuírsele a la satanización que, apoyada en alimentar un resentimiento social insaciable, el Presidente de la República (si es que queda república...) hace a cualquiera que difiere de su pensamiento.

Si a lo circunstancial vamos: venía con dos amigos de una marcha. Yo cargaba un silbato al cuello; mis amigos: uno una gorra negra con el logo de RCTV y el otro una bandera tricolor sobre el bolso. He de decir que todo esto me traía sin cuidado: ignoraba por completo que podíamos ser blanco del excomulgo bolivariano (haciendo referencia a histórico lugar, puesto que con ese "bolivarianismo" muy pocas veces he comulgado).

La verdad jamás pense verme en peligro por transitar en la Plaza Bolivar de mi ciudad con una bandera encima. Pero así sucedió... apenas pisamos la esquina de Torres unos Policaracas se nos acercaron y nosotros les atendimos bastante desconfiados. Nos dijeron como a manera de advertencia que no pasásemos por ahí.

Momentos antes uno de mis acompañantes había metido su bandera en el bolso, y recuerdo haberle reprochado "¿Qué te pasa? ¿Quién dice que no puedes pasar por tu Plaza Bolívar con la bandera de Venezuela?" pareció haber él advertido lo que mi ingenuidad y credulidad en una tolerancia inexistente no pudo.

No entendía yo entonces la advertencia de los policias motorizados, hasta que un hombre dió un gritó que se pudo haber escuchado en Padre Sierra: "¡GOLPISTAS!" y enseguida una horda de franelas rojas salió al encuentro. Yo me volteé y ni mire, lo único que llegue a ver fue a los policias en sus motos tratar de frenar a aquellas personas.

Nos devolvimos a paso apresurado los tres, temblando del susto mientras nos gritaban: "¡ALLÁ VAN LOS GOLPISTAS! ¡AGÁRRENLOS!, ¡FUERA DE AQUÍ!". Decían improperios, nos gritaban, se reian, nos insultaban y seguían riendo...

Yo hice caso omiso, me hice el sordo: preferí no escuchar... Caminé a Madrices incrédulo de lo que acababa de suceder... esa calle la conozco muy bien, forma parte de mi historia, y aún se me hace imposible creer que lo que para mi siempre fue tan familiar se me haya arrebatado.

No puedo entender el odio de esa gente o por qué intentaron atacar. No puedo creer que no pude pasar por mi Plaza Bolívar por tener una bandera de la patria... No puedo entender hacia donde va encaminado este país donde el cinismo del gobernante siembra odio y alimenta resentimientos mientras otros pocos intentamos (muchas veces en vano) hacer entrar en razón; y no la "razón" ideológica, sino, mas humildemente, una inevitable claúsula de la convivencia humana: hay que tolerarse.

Sólo puedo sentir pena por aquella gente y pensar que si lucho, también lucho por ellos. Lo único que me da aliento es el grito siempre esperanzador de aquella insigne Alma Mater, la que forjase la historía de este país desde 1928: "Universidad Central de Venezuela: La casa que vence las sombras...".

Habremos los universitarios de vencer entonces las sombras que se ciernen sobre este pueblo. Las sombras de la intolerancia, del odio y la violencia. Las sombras de la represión.

Etiquetas: ,

4 Comments:

At junio 04, 2007 8:42 p. m., Anonymous vj_ said...

La lucha sigue...

 
At junio 04, 2007 9:54 p. m., Blogger Fitò...!!! said...

Como siempre, tu redacciòn lo hace a uno ser protagonista de lo que se lee. Sentì como si estuviera en el lugar, desde la prevenciòn de los policaracas hasta la angustia de ustedes huyendo. Què lastima que uno experimente eso en su propio paìs. :(

 
At junio 04, 2007 10:41 p. m., Blogger Zuliana Maracucha said...

El problema en Venezuela es que el uno supremo y los chaveceros se creen los dueños hasta de nuestra manera de caminar, si ellos pudieran la tierra tuviera otra luna, formada por el espacio geografico donde nos colocarian a todos kos uqe rechazamos su proceso pasado de moda y luego cual atlantico nos empujarian hasta la orbita. Para ellos nosotros no tenemos derechos, no existimos, somos de segunda. Lo que ellos no han entendido es que en nuestro subconciente y para muchos en el conciente tenemos inscrito en fuego la palabra que ahora vemos en los estudiantes:
LIBERTAD

 
At julio 01, 2007 6:50 p. m., Anonymous Anónimo said...

Soy Colombiano y excluido en mi pais, la historia que cuentas me ha llamado poderosamente la atencion, la verdad como ustedes se sienten en su pais, nos sentimos los excluidos en Colombia, cuando tu pasas por los parques y avenidas, asi mal vestidos y morenos como nosotros, los policias nos detienen a cada rato, nos hostigan y nos requizan pensando que somos ladrones y hasta las señoras muy perfumadas ellas, y los señores bien vestidos le dicen a los policias que nos detengan y que nos lleven bien lejos, que no nos quieren ver mas por ahi, aqui en Colombia le pasa eso a la gran mayoria de mi pueblo, ellos son escluyentes y ademas son muy ricos, y la verdad nos humillan constantemente y lo peor, son dueños de empresas pero nunca nos dan trabajos dignos, siempre quieren que les trabajemos pero sin ningun tipo de responsabilidad, pero te cuento que se dan el lujo estos industriales de coleccionar centenares de hojas de vida, y te las muestran diciendo, pero mira que esta persona me hace el trabajo mas barato, y asi ni modo, nos explotan.

Yo pienso que en tu pais ocurria lo mismo, con las gentes humildes y ellos se cansaron seguramente y hoy tienen con toda razon, como una rabia acumulada contra esas gentes ricas que siempre mandaron en tu pais y ahora son ellos, los pobres los que por fin alguien que los valora les da la posibilidad de participar de las riquezas de ese pais, porque ahora si PDVESA si es del pueblo segun las noticias aqui en Colombia, porque antes se la repartian entre los privilegiados de tu pais y para el pueblo, hambre y miseria.

Por eso no me preocupa que el 0.001% de tu pais o sea a la Oligarquia ahora sufran lo que tu pueblo sufrio por muchisimos años.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home